Uno más de la 4T

.
Noticias, actualidad de Cancún, Quintana Roo y México; opinión, editoriales, podcast. En Twitter e Instagram: @msalinas21.

Marcelo Salinas|En órbita 👉🏾 Publicamos en dos entregas anteriores sobre los «golpes de Morena» en Quintana Roo: el primero, en torno a la visita del presidente López Obrador a Othón P. Blanco y Felipe Carrillo Puerto, donde fue capitalizada por los candidatos de ese partido. El segundo fue el cambio de la dirigencia estatal, ya en manos de Humberto Aldana y Wilians Ferrer, que inyectó nuevos ánimos, ya que los grupúsculos rebeldes internos fueron acorralados por las decisiones tajantes sobre respaldos y dinámicas. Éste se prolongó durante días debido a una gira de Aldana, una firma de compromisos y una convocatoria más eficaz.
El tercero sucedió el sábado pasado con la visita de Mario Delgado, el dirigente nacional de dicho partido, quien llegó al Cancún de Mara Lezama para levantar la mano a sus competidores, de norte a sur. La también presidenta municipal con licencia fue la anfitriona y protagonista por todo lo que encarna en la «4T»: es la figura en que se proyecta el movimiento rumbo al 2022. En gran parte, el éxito del partido, más allá incluso de Benito Juárez, se debe a lo que Mara diga, haga o deje de hacer.
La semana pasada, ella reunió a su equipo, les pidió respeto absoluto a las medidas sanitarias y les compartió información clave sobre el proceso electoral. Consciente de que las encuestas le favorecen, exigió sin embargo no confiarse. Lo supo Delgado, quien sostuvo el fin de semana: «La gente ya decidió que va a continuar la Cuarta Transformación porque los gobiernos de Morena siguen los principios de nuestro movimiento y ponen por delante a quien más lo necesita».
El dirigente nacional también tuvo palabras de respaldo incondicional para Laura Beristain: «Este 2021 vamos a repetir la hazaña de 2018, y en Solidaridad, Laura Beristain Navarrete va a hacer equipo con el Presidente. Nadie se puede quedar en casa el 6 de junio, hay que convocar nuevamente a que hagamos una revolución pacífica en las urnas».
Y tuvo además un gesto trascendente con Anahí González, candidata en el Distrito 2 federal, al situarla en el centro del acto proselitista, cuyas fotografías se divulgaron profusamente. El diálogo entre ellos está lleno de significados para el movimiento en las zonas centro y sur, con municipios por ganar.
Son tres golpes en favor de los municipios más poblados y a personajes estratégicos para sus planes; no obstante, el panismo y sus aliados no se cruzan de brazos: en las recientes visitas de líderes nacionales y referentes han afinado parte de las acciones rumbo al cierre de la batalla. Nada está escrito al respecto.

(OPINIÓN PUBLICADA EN NOVEDADES. LUNES 17 DE MAYO DE 2021)