Transforman con la ley

.
Noticias, actualidad de Cancún, Quintana Roo y México; opinión, editoriales, podcast. En Twitter e Instagram: @msalinas21.

Marcelo Salinas|En órbita 👉🏾 En la administración 2018-2021 de Benito Juárez se propusieron transformar desde el marco normativo; así actualizaron 29 Reglamentos y expidieron 15 más. Debieron ser tareas titánicas al involucrar regidores, asesores, auxiliares, secretarios, directores, especialistas y representantes de la sociedad civil. Uno de los que destaca es el nuevo Reglamento de Acción Climática y Protección Ambiental.
El dictamen por el cual se debió abrogar primero el Reglamento de Ecología y de Gestión Ambiental, para dar paso al antes citado, es completo, oportuno, vanguardista y con visión integral. Es un trabajo preciso y fortalecido, dice la quinta regidora Andrea González, quien continuó el trabajo iniciado en 2018 por la ahora diputada federal Anahí González, en ese año, también presidenta de la Comisión de Turismo, Ecología y Ambiente.
El ahora extinto Reglamento de Ecología y Gestión Ambiental fue publicado el 14 de marzo de 2008, y en 10 años no se consideraron temas en boga, como el cambio climático. Insólito. Era necesario y casi urgente buscar innovaciones en aras de la protección al medio ambiente, en concordancia con los Planes Nacional y Estatal de Desarrollo.
En el nuevo, detalla la regidora Andrea González, se han ponderado acciones para combatir el cambio climático y fomentar del uso óptimo de la energía. También el establecimiento de programas tendientes a la educación ambiental, para rescatar, mantener y mejorar los espacios públicos y las áreas verdes. Además, regular sobre la conservación y el uso de cenotes, cavernas, cuevas y cuerpos de agua ubicados en el territorio municipal.
Igualmente, se crearon instrumentos económicos para otorgar estímulos fiscales y facilidades administrativas a quienes realicen actividades que cumplan los objetivos de política ambiental. Asimismo, van a regular el uso y la distribución de bolsas, popotes, platos, vasos, utensilios y contenedores de alimentos de unicel y plásticos de corta vida útil (o desechables como se conocen). La idea es fortalecer una conciencia responsable en el cuidado del medio ambiente en la ciudadanía y el gobierno mismo.
Sorprende percatarse de que en una década no se revisara ni se actualizara un Reglamento con evidente relevancia. Apatía y desinterés por un tema prioritario para las nuevas generaciones. En definitiva, es un trabajo para valorar por su alcance y repercusión más allá de la administración pública. Con ello, deben transformar desde la ley, sin excepciones.

(OPINIÓN PUBLICADA EN NOVEDADES. MIÉRCOLES 22 DE SEPTIEMBRE DE 2021).