Pisando callos

.
Noticias, actualidad de Cancún, Quintana Roo y México; opinión, editoriales, podcast. En Twitter e Instagram: @msalinas21.

Marcelo Salinas|En órbita 👉🏽 En Tránsito están acuartelados. Los de Cancún viven su propia transformación por estos días, con pruebas, exámenes y capacitaciones de todo tipo. El gobierno de Mara Lezama tomó una decisión firme, sin precedente, en el nombre de la transparencia, la rendición de cuentas y el combate a la corrupción.
Dijo la presidenta municipal en un programa de radio y televisión (en el que participa quien esto escribe), el lunes pasado: «Estamos pisando callos; si en estos momentos les piden mordidas, no son los de Tránsito, porque están acuartelados». Es un tema espinoso por donde se analice. Seguridad Pública sigue en la calle.
Fue una estrategia difícil de tomar y consensuar, seguramente. Se debió consultar más allá de Benito Juárez, aun cuando dicha corporación no pertenece al mando único; pero se avisó, lo mismo ante el gobierno federal, interesado en el resultado de esta campaña, que cabe recordar, no se trata solamente de capacitaciones sino de equiparlos con cámaras corporales y otras herramientas de trabajo habitual.
En el ámbito confidencial quedarán las reuniones presenciales y virtuales para preparar el acuartelamiento, una acción que no gusta a quienes se oponen, no a la administración, sino a las nuevas reglas, al intento por desterrar viejas prácticas deshonestas y al golpe en la mesa que no se había dado pese a lo conocido por todos los antecesores. Fue valiente, no arriesgada en sí.
Como antecedente, a la denominada Cruzada por la Honestidad sobrevino un cambio importante en la dirección y lo que algunos llaman «la depuración», de la que deben quedar los mejores. Nadie duda de que cuentan con elementos capaces, con probidad y desempeño eficiente en una institución que no obstante ha sido objeto de críticas interminables en la historia local. No son todas ni todos: para ser justos, «los malos» son menos.
Gana la sociedad con esta situación. Primero, quienes circulan en vehículos motorizados; sin embargo, el cambio repercute más allá de la movilidad y el tráfico cuando se trata de agentes mejor preparados para tareas propias de la encomienda, porque la actitud influye positivamente en la seguridad ciudadana, la protección civil y la imagen del destino que busca brillar más que antes en la etapa de la recuperación más sólida, enfrentada ya con determinación.
Es un mensaje potente porque Mara Lezama toca esferas antes intocables e impunes. Seguirían otras dependencias, para consolidar una política pública que cae bien en la ciudadanía. Se conocerán públicamente los avances.

(OPINIÓN PUBLICADA EN NOVEDADES, MIÉRCOLES 30 DE SEPTIEMBRE DE 2020).