Otro golpe de Morena

.
Noticias, actualidad de Cancún, Quintana Roo y México; opinión, editoriales, podcast. En Twitter e Instagram: @msalinas21.

Marcelo Salinas|En órbita 👉🏾 La semana pasada referimos en este espacio el cambio de dirigencia en Morena Quintana Roo, con Humberto Aldana y Wilians Ferrer, delegado en funciones de presidente y secretario general, respectivamente. Fue un golpe interno y externo: grupúsculos inconformes del partido se vieron acorralados por la suma de fuerzas en Cancún, lo cual también repercutió en los adversarios, que constataron el poderío del movimiento.
Se sabe: Morena y la 4T como bloque ostentan la ventaja en la mayoría de las competencias rumbo al próximo 6 de junio. Esa ventaja, aludida principalmente en encuestas, se ponía en entredicho por las rebeliones de sectores identificados fundamentalmente con el marybelismo; por lo mismo, era necesario pactar y reivindicar las premisas de lo que llaman «el gran proyecto». Y cayó en el momento más oportuno, en la recta final de las campañas.
El pasado fin de semana sobrevino otro golpe de autoridad, ahora en Playa del Carmen, bastión indiscutible del lopezobradorismo, al que se sumaron quienes dudaron participar en el encuentro anterior o se convencieron de que no hay otra vía. La anfitriona, Laura Beristain Navarrete, recibió a casi todos los demás candidatos y candidatas, así como a sus dirigentes estatales aliados; es decir, los del PT, PVEM y MAS.
“Agradecemos a Laura Beristain su iniciativa y ser anfitriona, y por su disposición para el trabajo en unidad”, destacó Aldana. En tanto, la candidata y presidenta en funciones propuso incluir sin demora a cuadros progresistas, empresarios, simpatizantes y seguidores, «empezando por Solidaridad, que es Territorio Morena».
En el fondo, se trata de un encuentro cuya lectura es: la firmeza del comité estatal ya en funciones; la muestra de coherencia de quienes se alinean, y los primeros pasos formales del proyecto 2022. Primero está el 6 de junio, aunque la meta es el proceso del próximo año, cuando se disputará la gubernatura. La firma del “Acuerdo por la Esperanza y Transformación de Quintana Roo” demuestra señales inequívocas en dicho sentido. Quizá el punto 5, sobre «mantener el trabajo en las calles», y el punto 7, sobre mantenerse en «sesión permanente de trabajo», reflejan el alcance deseado por quienes se comprometen además a realizar tales tareas en unidad, como dicta el punto 2. Falta ver que funcione.
Lo que para muchos implica cerrar filas en torno a una figura, que es Mara Lezama, candidata a la reelección en Benito Juárez, es igualmente un apuntalamiento a otras, desde Cancún hasta el sur del estado.

(OPINIÓN PUBLICADA EN NOVEDADES. LUNES 10 DE MAYO DE 2021).