Mano firme en Cancún

.
Noticias, actualidad de Cancún, Quintana Roo y México; opinión, editoriales, podcast. En Twitter e Instagram: @msalinas21.

Marcelo Salinas|En órbita 👉🏽 Por supuesto que era necesaria la intervención del gobierno de Benito Juárez en la recolección y el traslado de la basura. En la sesión extraordinaria de Cabildo del jueves 15, al filo de la medianoche, se habló de 6 mil toneladas en la calle. Los pormenores de tal decisión ya son conocidos. Esa medida recuerda otras, también sobre temas polémicos, a los cuales se debió encarar con mano firme.
Empezó con el Derecho de Saneamiento Ambiental, un pago que realiza el huésped por cada noche ocupada y no el hotelero. Es poco más de un dólar. Así, la administración municipal recauda más para atender asuntos medioambientales, según se acordó entonces. Los empresarios se opusieron al principio, aunque cedieron tras múltiples reuniones.
Siguió Tajamar. Su reapertura para vehículos y sin restricciones para la gente ha sido una de las más aplaudidas por tratarse de un lugar para el esparcimiento y la recreación junto al cuerpo lagunar. Un grupo de ambientalistas se opuso, inclusive con amenazas, pero terminaron por replegarse. Otro punto para el gobierno de Cancún.
No puede olvidarse la orden de no realizar corridas de toros por aquello de la Ley de Bienestar Animal, como tampoco las decisiones en torno a los predios colindantes a Playa Delfines para conservar dicha área, considerada un ícono de identidad más allá de su belleza y la riqueza cultural en las cercanías, por las ruinas El Rey.
Más recientemente fue el acuartelamiento de Tránsito. A cursos, pruebas y exámenes se suma el proyecto de equipar a la corporación con tecnología para profesionalizar su labor. Despertó molestias y suspicacias, pero se intenta acabar con todo lo negativamente imaginable en esa dirección de la Policía Municipal.
La última, de hace unos días: aceptar la donación de predios de la región 93 y autorizar un convenio de colaboración con el gobierno federal para poder regularizar algunos asentamientos, lo cual permitirá dotarles servicios básicos, como agua, luz, drenaje y otros. Supone el comienzo del fin del lucro con las tierras.
Todas son acciones clave, valientes para muchos, en tópicos delicados que antes se ignoraron o minimizaron por motivaciones diversas. Este gobierno local le entró, «en aras de la transparencia y para el bienestar del pueblo», de acuerdo con Mara Lezama.
Las interpretaciones a lo que ello se dé, no es responsabilidad de la autoridad. Han sido, ante todo, decisiones firmes, innegablemente contundentes.

(OPINIÓN PUBLICADA EN NOVEDADES, LUNES 19 DE OCTUBRE DE 2020).